Archivo

Posts Tagged ‘balatas de freno’

¿Qué son las balatas con sobremedida?

25 febrero, 2013 1 comentario

¿Por qué es necesario usa balatas con sobremedida?

A medida que se utiliza un vehículo y su sistema de frenos, tanto el tambor de frenos como la balata van perdiendo su espesor original. Este desgaste es natural y se debe justamente a la fricción que se genera entre ambos al momento de realizar el frenado.

Luego de un tiempo de uso, generalmente luego de uno o dos cambios de balatas, la superficie del tambor ha perdido sus características originales y se ha tornado irregular y porosa por las transferencias de material, altas temperaturas y desgaste irregular por contaminación externa o propia del sistema de frenos.  Para recuperar las propiedades iniciales del tambor es necesario rectificarlo. Con esto se vuelve a tener una superficie lisa  y adecuada para el contacto con la balata de freno.

Instalar la balata equivocada hace que no toda la balata entre en contacto con el tambor de frenos

Usar el espesor incorrecto en la balata hace que no toda la superficie tenga contacto con el tambor de frenos

En el proceso de rectificado se le quita material al tambor por lo que el diámetro aumenta. Esto hace que la separación entre la balata y el tambor aumente y por lo tanto  si se mantiene el espesor de la balata el asentamiento no será el adecuado. Un mal asentamiento de los componentes causa un rendimiento insatisfactorio de los sistemas de freno y provoca ruidos, desgaste prematuro y sobrecalentamiento.  Este problema se soluciona con el uso de balatas con sobremedida. Estas balatas tienen un espesor mayor a las balatas estándar y justamente ese espesor adicional es el que compensa el menor diámetro del tambor, permitiendo que el contacto se mantenga y las características de frenado no se pierdan.

Siguiendo estas recomendaciones el sistema de freno ciertamente tendrá una mejor eficiencia, durabilidad y economía.

Rectificado de Tambores de Freno

25 febrero, 2013 3 comentarios

Image

Superficie irregular, contaminación y pestaña en un tambor gastado

¿Por qué debo rectificar el tambor de frenos?

Para que un sistema de freno trabaje siempre con un rendimiento adecuado, uno de los factores  más importantes es que la superficie de contacto entre el tambor y la balata  esté lisa, libre de contaminación y con la dureza normal. Para que esto suceda y se mantenga luego de varios cambios de balata, es fundamental  el rectificado de los tambores de freno. Un buen rectificado mantendrá siempre el contacto integral entre el material de fricción y la superficie de frenado del tambor, manteniendo esta superficie libre de surcos, ranuras y otras distorsiones que afectan el frenado y la duración de los componentes del sistema de frenos.

¿Cómo debe ser el rectificado?

El rectificado debe ser siempre en el par de tambores de un mismo eje, esto quiere decir que el diámetro de los tambores debe ser igual entre sí. Un cuidado especial que debemos tener en cuenta en el rectificado de un tambor de freno es el diámetro interno ya que el uso de un tambor con el diámetro fuera del límite permitido por el fabricante, provoca fallas en el frenado, ya que reduce la capacidad de disipar el calor generado durante una frenada y ocasiona deformaciones en la pared de este debido a la presión de los patines de freno.

La pestaña del tambor de frenos

La pestaña de un tambor impide instalar una balata con sobremedida

Otra de las razones que nos obliga a rectificar un tambor de freno es eliminar la pestaña que se forma en la boca de este, ya que si no la eliminamos no podremos utilizar balatas en sobre medida, las que son necesarias a medida que el tambor va aumentando su diámetro por efecto del desgaste entre ambas superficies  (tambor y balata).  Si esta pestaña no es eliminada (rectificada) estamos obligados a utilizar balatas estándar, y como consiguiente se generaran problemas graves tales como:

–       Frenado deficiente por un mal asentamiento entre tambor y balata

–       Sobrecalentamiento en el sistema de freno

–       Desgaste prematuro del material de fricción

–       Chillidos y vibraciones durante una frenada